domingo, 4 de mayo de 2008

Poemas de Han-Shan


Mi destino era morar
sobre crestas y barrancos
que sólo dejan paso a los pájaros.
Allí no hay ni huella de hombres.
En verdad, ¿ qué existe
en este jardín que contemplo?
Nubes blancas abrazan la negra piedra.
¿ Cuánto hace que vivo aquí ?
He visto muchos inviernos
hacerse primaveras.
Escuchad mis palabras, gente de la abundancia:
Los nombres vacíos no tienen valor alguno.


Para comprender

un ejemplo de la vida y la muerte
mira un momento
el hielo y el agua.
El agua se convierte en hielo;

el hielo se derrite y vuelve a ser agua,
lo que muere ha de renacer.
Para lo que nace, la muerte es inevitable.
Hielo y agua no se lastiman.
Vida y muerte,
¡ las dos son hermosas !

2 comentarios:

info dijo...

Sí, solo nos queda tensar el arco pero dejando que llegado el momento la flecha se dispare sola.

De Albert a Albert

ANIMO!

info dijo...

Sí, solo nos queda tensar el arco pero dejando que llegado el momento la flecha se dispare sola.

De Albert a Albert

ANIMO !